Dieta Para Perder 5 Kilos Rapido

Si buscas perder peso debido a que tienes un evento importante, se aproxima una boda, tienes un viaje o simplemente porque la ropa del verano anterior ya no te queda igual, estas en el lugar correcto…

Diariamente hay miles de personas navegando por internet en búsqueda de una dieta milagrosa que les haga perder peso de la manera más rápida posible, pero la mayoría no tiene éxito, en internet hay miles de artículos sobre perder peso que no tienen ningún efecto real, sin ningún aval científico, la mayoría de estas dietas se basan en un solo alimento, los Hidratos de Carbono, estos famosos batidos o complementos que si los consumes te prometen perder todos esos kilos extras.

No te dejes engañar por estas dietas milagro, aquí en DietasParaBajarDePesoWeb.com solo te compartimos las dietas que realmente funcionan, dietas que no generarán el efecto rebote como las que puede encontrar en diferentes sitios de la web, ya que no tiene ningún sentido empezar la dieta ahora y que en un par de meses recuperes todo el peso perdido y luego tener que hacer la dieta otra vez.

Es muy importante que tengas claro el objetivo y éste debe ser mejorar los hábitos alimentarios y que estos cambios se mantengan para siempre. Por este motivo el equipo de expertos de DietasParaBajarDePesoWeb.com trabajo incansablemente para traerte los 12 consejos para que pierdas peso de la mejor manera posible:

1. Asegúrate de Desayunar

Intenta desayunar en cuando te levantes o al cabo de una hora como máximo. Si eres de las personas a las que no les da hambre cuando recién despiertan, no te preocupes, no tienes que comer un gran desayuno, es suficiente con comer un bocadillo, algo liviano que te de energía y active tu metabolismo para el resto del día, esto puede ser leche con avena, o cereal sin azucar con yogurt ligth , lo importante es que siempre desayunes antes de salir de casa.

 

2. Controla la cantidad de grasa que consumes

2

Controla la cantidad de aceite de oliva (utilizado en crudo y para cocinar) a 2-3 cucharadas soperas al día. Sobre todo, limita el consumo de alimentos que te aporten grasas no saludables (embutidos, carnes procesadas o ahumadas, quesos light…).

No menosprecies las grasas procedentes de los alimentos light (pueden llegar a ser de un 30%). En su lugar puedes utilizar grasas saludables como el aceite de oliva que te comentaba, aguacate, frutos secos, pescado azul… Deja la carne roja para 1 día a la semana y elige carnes magras como el pollo o el pavo.

3. Consume principalmente alimentos saludables

  • Come pescado blanco, pescado azul (mínimo 1 día a la semana), fruta (2-3 piezas al día), verduras, legumbres, cereales integrales, etc.

 

  • Resalta la importancia de las frutas, las verduras, los cereales integrales, la leche y los productos lácteos sin grasa o bajos en grasa.

 

  • Incluye carnes magras, aves, pescado, frijoles, huevos y nueces

 

  • Contiene poca cantidad de grasas saturadas, grasas trans colesterol, sal (sodio) y azúcares adicionales

 

  • Se mantiene dentro de sus necesidades calóricas diarias
3

4. Come cada 3-4 horas

Si pasas muchas horas sin comer, te puede aparecer ansiedad y con ello, muchas ganas de comer alimentos poco recomendables.

El número de ingestas recomendadas varía según tu horario, costumbres y estilo de vida, pero te recomiendo que tengas un orden en tu dieta y que hagas una media mañana y una tarde saludable, y así evitarás llegar con más hambre a la comida y la cena. 

5. Ten un control de las porciones

Todas las comidas y las cenas deben tener las proporciones adecuadas, es decir, si comes un plato: como parte principal la verdura (sea cocida o ensalada), medio plato, por ejemplo.

El plato debe contener también una ración de proteína, aproximadamente un cuarto del plato: carne, pescado, huevos o proteína vegetal (tofu, tempeh, seitán, proteína de la soja texturizada…)  y el otro cuarto del plato que nos falta serían los hidratos (pasta, arroz, legumbre, patata, pan).

Estos siempre será mejor consumirlos integrales. Con estas referencias os estoy hablando de proposiciones, no de cantidades, la cantidad variará según tus necesidades y objetivos.

Para perder esos 5 kg, ten en cuenta que la parte de hidratos de carbono debe ser una cantidad más pequeña (os lo ejemplifico al final del artículo), pero que siempre deben estar presentes tanto en las comidas como en las cenas. 

6. No te saltes ninguna comida

Si lo haces a menudo con la finalidad de “compensar un extra”, deja de hacerlo o sino tu cuerpo reaccionara y se va a defender. ¿Cómo? Tendrás más hambre en las siguientes horas o incluso en el día siguiente y esto te hará comer más o picar. El hambre se acumula, por lo tanto, saltarse las comidas es peor.

7. Evita los alimentos procesados o envasados

Los alimentos envasados como las patatas chips, snacks, galletas… En su lugar puedes hacer crudités de apio y zanahoria con hummus, brochetas de tomate cherry con queso fresco, boquerones, pepinillos o frutos secos (siempre y cuando no estén fritos ni salados y sea en pequeñas cantidades). 

Así como existen alimentos procesados malos también existen los bueno. Los alimentos mínimamente procesados retienen la mayor parte de sus propiedades nutricionales y físicas inherentes. Por ejemplo: las verduras y frutas lavadas y cortadas, las ensaladas en bolsa, y las nueces asadas.

Estos, así como los alimentos procesados para preservar y mejorar los nutrientes y la frescura en su momento óptimo (el atún, los frijoles o los jitomates enlatados, así como las frutas y las verduras congeladas) son saludables y aportan nutrientes importantes.

Entre otros alimentos procesados están las salsas y los aderezos, así como el cereal listo para servir, las galletas, las cremas de frutos secos, el yogur y la leche fortificada con calcio y vitamina D.

Los alimentos más procesados, como las botanas y las comidas ricas en azúcares añadidos, sodio y grasas poco saludables, son los alimentos procesados “problemáticos” porque si se consumen en exceso pueden causar problemas de salud. Estos alimentos, también conocidos como alimentos “ultra procesados”, son formulaciones de sales, azúcares, aceites y grasas, así como saborizantes, colorantes y otros aditivos.

8. Bebe 1,5 litros mínimo de agua diarios y evita alcohol, refrescos y zumos.

8

Es importante que el cuerpo permanezca hidratado, que mantenga el nivel correcto de agua, para permitir que se produzcan las reacciones químicas vitales y que los nutrientes se transporten a los órganos y tejidos. Se pierde agua constantemente al orinar, sudar o incluso al respirar.

La hidratación debes realizarla básicamente con agua. Evita la bebidas azucaradas, refrescos, zumos envasados y alcohol, que no dejan de ser un gran aporte de calorías y azúcares. Ocasionalmente podrías consumir un refresco light, pero hay otras opciones más saludables, como un té frío, agua con gas… 

Una hidratación óptima es fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. El agua ayuda a regular la temperatura del cuerpo, nos aporta muchas sales minerales y es crucial en el funcionamiento de las células del cuerpo y otros órganos como el corazón o el riñón.

Otra forma de mantenerse hidratado, es la comida. Las sopas, con entre un 80 y un 95 por ciento de agua; las frutas o las verduras, , son buenos aliados a la hora de hidratarse.

9. Organízate en la compra

Tener la nevera y la despensa llena de alimentos sanos es clave para poder llevar a cabo una alimentación saludable. Planifica tus menús semanales y haz la compra en consecuencia. Esto te ayudará a disminuir la improvisación y así evitar elecciones no deseadas. Evitar por compleyo cosas como:

  • Refrescos
  • Papas fritas. 
  • Aderezos y salsas altas en grasa. 
  • Bebidas alcohólicas. 
  • Papitas. … 
  • Pizza.
9

10. Utiliza cocciones sencillas y saludables

Las cocciones más adecuadas a utilizar son: a la plancha o parrilla, horno, en su jugo, microondas, hervido, salteado, rehogado o al papillote. Evita fritos y rebozados. Para darle sabor a tus platos, utiliza especias: tomillo, orégano, pimientas, nuez moscada, cominos, etc. Y también ajo, cebolla, limón, perejil, mostaza, vinagre. Modera el consumo de sal.

10

11. Descansa/Duerme lo necesario:

Se recomienda a los adultos de 26 a 64 años tener un rango de sueño recomendado: De 7 a 9 horas. Dormir menos de lo recomendado dificulta la pérdida de peso, ya que aumenta el decaimiento y los picoteos.

Mientras hacemos una dieta para adelgazar, dormir durante toda la noche hace que se pierda más cantidad de grasa. Concretamente, si reducimos nuestro sueño a sólo 5,5 horas perdemos el mismo peso que tras un sueño de 8,5 horas, pero la quema de grasas se reduce a la mitad.

Las diferencias se deben a que, cuando se restringe el sueño, aumentan los niveles de grelina, una hormona que estimula el hambre y reduce el gasto energético, además de “promover la retención de grasas”, según explica Plamen Penev, director del estudio.

 

12. Practica ejercicio físico

No sólo es importante que tengas una vida activa: evitar el coche, los ascensores, las escaleras mecánicas y el sofá. Mejor sube las escaleras a pie. ¡Y a parte encuentra el deporte que te hace disfrutar!  Puedes ir en bici, caminar, gimnasio… El ejercicio te ayuda a perder grasa corporal, a mejorar tu forma física y tu salud. Si lo puedes practicar al aire libre mucho mejor, así también aprovechas el contacto del sol con la piel y aumentas tu síntesis de vitamina D.

 

12